Yolanda Pantin: “La poesía puede intuir lo que aún la prosa no sabe”

Foto: Lisbeth Salas.

Yolanda Pantin nació en Caracas en 1954, pero su infancia la pasó en Turmero, una pequeña ciudad de Aragua. Es la mayor de once hermanos.  Estudió Artes en la Escuela de Artes Plásticas de Aragua. En 1974 se trasladó a Caracas para cursar Letras en la Universidad Católica Andrés Bello. Dos años después ingresó en el taller literario “Calicanto”, dirigido por la prestigiosa escritora Antonia Palacios.

En 1981, junto con otros poetas como Armando Rojas Guardia, Rafael Castillo Zapata e Igor Barreto, se separó de ese taller para formar el grupo Tráfico. En 1989 fundó, con otros escritores, el Fondo Editorial Pequeña Venecia para la publicación de poesía (donde trabajó como coordinadora hasta 1994) y recibió el Premio Fundarte de Poesía.

Foto: Vasco Szinetar.

Fue becaria de la Fundación Rockefeller en el Bellagio Study Center, a orillas del Lago de Como, en el norte de Italia, casi en la frontera con Suiza. Codirigió la revista El Puente junto con el poeta Igor Barreto y la antropóloga Michelle Ascensio. En Caracas, Pantin también fue directora de la Fundación Casa de la Poesía Juan Antonio Pérez Bonalde y de museología en el Museo de Arte Contemporáneo Alejandro Otero. En 2004 recibió la Beca Guggenheim. En 2017, ganó el XVII Premio Casa de América de Poesía Americana, el primero que se concede a un autor venezolano, con el libro Lo que hace el tiempo (Visor, 2017).

 Lectura de poemas de la obra premiada Lo que hace el tiempo, a cargo de su autora Yolanda Pantin.

Pantin es una figura insoslayable de la poesía venezolana. Entre sus libros más destacados se encuentran: Casa o lobo (Monte Ávila, 1981), Correo del corazón (Fundarte, 1985), La canción fría (Angria, 1989), Poemas del escritor (Fundarte, 1989), El cielo de París (Pequeña Venecia, 1989), Los bajos sentimientos (Monte Ávila, 1993), La quietud (Pequeña Venecia, 1998), La épica del padre (La Nave Va, 2002), Poemas huérfanos (La liebre libre, 2002), El hueso pélvico (Eclepsidra, 2002), Bellas ficciones (Eclepsidra, 2016) y Era un tren de noche (Cyls Editores, 2018). Además, fue coautora, junto con Ana Teresa Torres, de El hilo de la voz (Libros en red, 2005), antología crítica de literatura venezolana del siglo XX escrita por mujeres. En 2014 la editorial española Pre-textos publicó una antología de su obra: País. Poesía reunida 1981-2011.

Libros de Yolanda Pantin en La Poeteca.

Ha participado en festivales, simposios y lecturas de poesía en diversos países (entre otros, Argentina, España, Francia, Italia, Uruguay, Colombia, El Salvador, Holanda y Portugal), y traducida parcialmente al inglés, francés, alemán, holandés y portugués.

También escribió los relatos para niños Ratón y Vampiro se conocen (Monte Ávila, 1991), que forma parte de la lista de “Los mejores libros para niños 1993” y la “Lista de Honor de la IBBY”, la Organización Internacional del Libro Infantil y Juvenil, en 1994; y Ratón y Vampiro en el castillo (Monte Ávila, 1998). Ha escrito también una obra de teatro La otredad y el vampiro (Fundarte, 1994).

Texto: Rubén Ríos para Perfil y Karina Sainz Borgo para Zenda Libros.