Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

La artista plástica, escritora y psicóloga Diana Rangel inauguró el 11 de diciembre del año pasado su muestra Palabra suspendida, que podrá visitarse en Fundación La Poeteca hasta el próximo mes de marzo.

Tras ocho años sin exponer en Venezuela y siete viviendo en Barcelona, España, Rangel regresó con un trabajo visual sobre palabras acumuladas a partir de la tartamudez, «condición» con la que convive desde niña y que la ha conducido a ser sobre todo observadora, a preferir escuchar antes que hablar y a elegir minuciosamente cada vocablo.

En el evento ofreció una lectura performativa de palabras que con los años ha conseguido domesticar a fuerza de repetición. Uno de sus textos propuso un listín de palabras que solo finalizaba cuando la respiración se angostaba y llegaba casi al ahogamiento, generando no poca zozobra entre los escuchas. Tras la lectura sostuvo una conversación con Jacqueline Goldberg sobre la condición de tartamudez que ambas comparten y el público, admirado, hizo muchas preguntas.

Para la reconocida creadora las palabras resultan a ratos interminables y varían de acuerdo a su estado de ánimo, su capacidad o incapacidad de respirar o articular ciertas vocales. Nos contó: «A través del arte, indago en mi propia voz, una voz rota que se manifiesta mientras callo, que inventa mecanismos espontáneos de reparación. En ese contexto, me hago preguntas sobre la voz silenciada (o que decide callar, sustituirse) y se quiebra mientras intenta pronunciarse. Me pregunto sobre la condición femenina, sobre el tartamudeo como forma estética de interrupción, puesto que encuentro en el acto de tartamudear una ramificación de posibilidades, un espacio de potencia y de creación que pudiesen dar respuesta a ciertas problemáticas actuales. Palabra suspendida es una reflexión acerca de mi propia experiencia corporal traumática ante la oralidad y la preferencia —casi adoración— a la palabra escrita, al silencio y observación fotográfica. Busca una mirada al tartamudeo como estrategia de interrupción en una época de aceleramiento, como herramienta crítica a la capitalización del tiempo y una forma de ahondar en formas estéticas, especialmente aquellas vinculadas a problemáticas temporales».

Diana Rangel (Caracas, 1987) culminó estudios de Psicología en la Universidad Central de Venezuela; estudió fotografía contemporánea en el International Center of Photography en Nueva York y realizó posgrado en Artes, Pedagogía y Transformación Social en The European Graduate School, en Suiza. Su trabajo se manifiesta a través de video ensayos, acciones vocales y la escritura poética, procesos pedagógicos y mecanismos de escucha propios de la práctica psicoanalítica. Ha participado en numerosas exposiciones colectivas internacionales. Su primer libro, “Voces de un lugar imposible”, fue merecedor del I Premio de Ensayo sobre Aplicaciones Terapéuticas del Arte, convocado por la Fundación María José Jove en A Coruña (2018). Le fue otorgada la Beca de Investigación y Experimentación en el Arte La Escocesa (2018), donde desarrolló la publicación “Políticas de la pedagogía en el arte». Asimismo, recibió el Premio Guasch-Coranty en la Bienal de Valls (2017) por su instalación fotográfica “Alcatraz” y en Fundación Foto Colectania fue seleccionada en el concurso DocField de fotolibros con su proyecto “Retornos” (2017). Actualmente es artista residente en el Centro de Arte Santa Mònica, en el área de mediación y educación, al tiempo que cursa el Diplomado en Creación Poética en Fundación La Poeteca.

Escribe un Comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.