Sobre el libro de arte: el caso de S&M Editores

De izquierda a derecha: Javier Marichal, Nélida Mosquera y Santos López

El hilo narrador de Nélida Mosquera es extraordinario. La fotógrafa y diseñadora cautivó a los asistentes del homenaje a S&M Editores que se acercaron a La Poeteca para (re)conocer el trabajo de una de las editoriales pioneras en la elaboración de “libros de arte”.  

La editorial fue fundada por Mosquera y su compañero de vida, Alejandro Salas, grabadista, poeta, ensayista y agudo crítico literario. Mantuvo su actividad desde 1988 hasta 1995. El proyecto surge de la necesidad de publicar un poema de John Ashbery, escritor estadounidense y máximo exponente de la Escuela de Nueva York, que hasta ese momento no había sido traducido al español, por lo que el mismo Salas se tomó la tarea de llevarlo a su lengua y crear un libro que representara el valor de esta obra. 

Todo empezó en su casa, que luego se convirtió en su taller. No contaban con un gran presupuesto y costear una imprenta para ese momento era impensable. Decidieron, por ende, aplicar la xerografía, una técnica que permite reproducir imágenes y texto. A pesar de las limitaciones, este primer libro es una joya: la tapa es de cuero blanco y los grabados de la portada son de oro. Con ese proyecto empieza la conceptualización del “libro de arte”.  

Un sarcófago hecho con polvo de mármol para guardar el libro “La barca de la muerte” de D.H. Lawrence

¿Qué se entiende por “libro de arte”? Mosquera nos explica que esta noción es multidisciplinaria porque en ella convergen la edición, la fotografía, los grabados, la impresión, la costura, la orfebrería… Se conoce también como “libro-objeto”: su valor transciende el mero propósito de contener un texto. Se buscan los orígenes del libro y se hace énfasis tanto en el resultado como en el proceso. La ediciones generalmente son reducidas y numeradas.  

Estuche de terciopelo para proteger el libro “Oración del Ángel de la Guarda”

El producto final es exquisito: hilos de seda, estuches de terciopelo cosidos a mano, argollas bañadas en oro, papeles hechos de algodón (libres de ácido para garantizar su preservación), grabados originales de artistas como Gego, von Dangel y Miguel Arguinzones.   

La obra de Miguel von Dangel acompaña la poesía de Santos López

En su catálogo se encuentran: “Autorretrato en espejo convexo” (1988) de John Ashbery, “Charles Meryon por Alejandro Salas” (1988) de Alejandro Salas, “Poesía  Pintura” (1990) de Santos López y Miguel von Dangel, “Poesía  Fotografía” (1990) de Juan Liscano y Nélida Mosquera, “Kurt Leonhard – Luisa Richter” (1991) de Kurt Leonhard y Luisa Richter, “Ensayo sobre grabadores” (1992) de Charles Baudelaire, “Poemas- Antología” (1994) de Anne Sexton y “La barca de la muerte” (1995) de D.H. Lawrence. 

Sobre el financiamiento, Mosquera recuerda, entre risas, que muchas veces llegaron a quebrar, pero por fortuna siempre contaron con la ayuda de los amigos, por una parte, y el Cenal y la Biblioteca Nacional, por otra. “Buscamos ofrecer un aporte al libro. La inspiración podía llegar a partir de un color, una tipografía, un poema, una foto, un grabado, una escultura y luego venía el proceso de materialización, que muchas veces resultaba frustrante y agotador porque la técnica no funcionaba”, comenta Mosquera. 

En el homenaje a S&M Editores, se leyeron varios poemas, entre ellos de Juan Liscano y Anne Sexton, en las voces de Luis Miguel Isava, Santos López y Rafael Castillo Zapata.  

Texto: Keyla Brando | Fotos de las obras: Erickson Jose Bautista Espejo.