Nuevo poemario de Arturo Gutiérrez Plaza en la web de La Poeteca

Fundación La Poeteca inaugura la Colección Contestaciones con el nuevo poemario de Arturo Gutiérrez Plaza: Cartas de renuncia.

El libro, que irá a imprenta apenas se pueda, está desde ya disponible en el portal de La Poeteca para su descarga libre y gratuita: https://lapoeteca.com/cartas-de-renuncia/

Cartas de renuncia reafirma a Arturo Gutiérrez Plaza como una de las voces más firmes y vitales de la actual poesía venezolana.

Se trata de un libro donde «el poeta ha construido la equilibrada distancia psíquica y emocional indispensable para escuchar lo vibrátil en la ruina y desolación del país […] Es un acontecimiento del dolor y la pérdida que padecemos todos, debido a la tragedia política, social y cultural de nuestro país. Un inventario del exilio, el desarraigo, el encierro y la soledad. Registra nuestros conciertos y desconciertos; nuestras costumbres arcadianas y premodernas; nuestras adicciones por lo mesiánico, nuestro desprecio por las obras de lo civilizado, nuestra fiesta por lo militar y bárbaro. Estos son los dilemas que la realidad le plantea al tono y la forma particulares del poeta, quien incesantemente nos muestra su condición de ciudadano, de hijo de una ciudad y un país que violentamente fue destruido, señala el poeta venezolano Alexis Romero en el epílogo del libro.

El maestro Rafael Cadenas ha escrito en la contraportada: «Una gran poesía del habla me ha parecido siempre la que escribe Arturo Gutiérrez Plaza. Esta impresión la confirma toda su obra y desde luego también este recio libro, Cartas de renuncia. A través de su aparente sencillez, palabras que suelen llamarse corrientes tienen realces inesperados que las transfiguran, de suerte que el lector irá sorprendiéndose a pasos, gracias al arte de hacer de este maestro cuya labor tiene ya muy justamente resonancia continental. Sus cuentas, a las que es tan dado, ahora vendrán en cartas, a la manera de antaño, pero que son tan actuales como el vivir, que es lo mayor».

Arturo Gutiérrez Plaza nació en Caracas en 1962. Es poeta, ensayista, profesor e investigador universitario. Ha publicado en Venezuela los libros de poesía Al margen de las hojas [1991]; De espaldas al río [1999]; Pasado en limpio [2006] y Cuidados intensivos [2014]. Publicó en México Principios de contabilidad [2000] y El cangrejo ermitaño. Antología poética, este último editado en este año en España por Visor libros / Fundación para la Cultura Urbana. Entre sus libros de ensayos, investigación literaria y antologías publicadas en Venezuela, se cuentan Lecturas desplazadas. Encuentros hispanoamericanos con Cervantes y Góngora [2009]; Itinerarios de la ciudad en la poesía venezolana. Una metáfora del cambio [2010] y Formas en fuga. Antología poética de Juan Calzadilla [2011]. Las palabras necesarias. Muestra antológica de poesía venezolana del siglo XX apareció en Santiago de Chile en 2010. Es profesor titular de la Universidad Simón Bolívar, magíster en Literatura Latinoamericana y PhD en Lenguas Romances y Literaturas. Ha obtenido, entre otros, el Premio de Poesía de la Bienal Mariano Picón Salas [1995], el Premio Hispanoamericano de Poesía Sor Juana Inés de la Cruz [1999] y el Premio Anual Transgenérico de la Fundación para la Cultura Urbana [2009].

Con la Colección Contestaciones Fundación La Poeteca suma ocho libros publicados, todos en papel y a la vez de descarga gratuita en su portal. Los nombres de las cuatro colecciones provienen de poemas y títulos de Rafael Cadenas, como homenaje al poeta, muy cercano desde sus primeros días a la institución dedicada a la poesía. En la Colección Memorial aparecieron en 2019 los títulos Gramática del alucinado de Hesnor Rivera y Los daños colaterales de Harry Almela. En la Colección Primera Intemperie fueron publicados en 2018 los libros Galateica de Julieta Arella, Tuétano de Andrea Crespo Madrid, El jardín de los desventurados de José Manuel López D’Jesus y Los futuros náufragos de Yéiber Román. En la Colección Seamos Reales, también estrenada en 2108, está Kerosén de Valenthina Fuentes.

 

Fotografía: Martha Viaña Pulido