Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

El sábado 27 de octubre se le rindió un emotivo homenaje a uno de los más grandes poetas venezolanos: Juan Sánchez Peláez (1922-2003).  En el recorrido que se hizo por parte de su vida y de su obra participaron tres figuras de nuestra literatura que compartieron con el poeta momentos que, sin duda, marcaron sus propias vidas: Victoria de Estefano, novelista, ensayista y filósofa,  quien recibió por estos días la orden Cavaliere della Repubblica Italiana, en reconocimiento a su distinguida trayectoria; Luis Miguel Isava,  físico, poeta, teórico del arte y la literatura; y Arturo Gutiérrez Plaza, poeta y ensayista.

Durante el evento, el público que asistió a la Poeteca pudo recrear la atmosfera que se respiraba en casa de Sánchez Peláez y el sillón donde recibía a las visitas y leía sus poemas. Se recordaron episodios de su vida, su faceta de esposo y padre, y de su mundo, de su mundo como poeta, y todo lo que ello trajo consigo. También, se elaboró un breve estudio de su obra, se habló de sus influencias  y acerca de su participación en movimientos artísticos, por ejemplo en el grupo chileno Mandrágora, de corriente surrealista, fundado en 1938 por los poetas Teófilo Cid, Enrique Gómez-Correa y Braulio Arenas.

Además, fueron leídos varios de sus poemas, elegidos por los invitados, cuya escogencia reveló no sólo sus preferencias entorno a la obra de Sánchez Peláez, sino detalles relevantes en torno a su creación literaria.

La Poeteca, en su afán de promover los libros, la lectura y el quehacer poético en general, busca, también, recordar a los grandes creadores, honrarlos y propiciar el regreso a ellos, a la lectura de sus obras inagotables y perennes, refugios de la palabra y la sensibilidad.