Espacio de Lectura Autodirigible, «Cosmonautas» de Enza García Arreaza

En este 2021, La Poeteca continúa con sus actividades de conexión con los lectores. De esta manera, a través del Espacio de Lectura Autodirigible comenzamos el año leyendo nuestra más reciente publicación «Cosmonautas» de Enza García Arreaza.

En dos sesiones vía Whatsapp los participantes del grupo compartieron con la autora de «Cosmonautas».Con preguntas y reflexiones sobre el libro, la charla estuvo moderada por el director de La Poeteca Ricardo Ramírez Requena.

De este chat extraemos las palabras de Enza García Arreaza en relación a la escritura, sus pasiones y a la poesía.

“Creo que al final esa es la gran pregunta que evito responder cuando escribo, me gusta que al fin y al cabo todo acto de escritura sea profundamente misterioso. Si bien un poema y un cuento tienen niveles estructurales que llegan a ser bastante precisos, también es cierto que me interesa aquello que se me escapa”

“Es el desparpajo con el que ante todo he llegado conversar con mis padres sobre estas cosas, sobre la vida que hemos llevado juntos. Odio irme por las ramas, en la escritura de poesía, en la escritura en general y en la vida diaria, a menudo prefiero prenderle candela a las cosas, por asi decirlo”

“todo al mismo tiempo, todo es pregunta y respuesta, me imagino. Lo digo por las composiciones gráficas”

“Leo a Jesús Sanoja Hernández, a Ida Gramcko, a Miguel gomes, Carolina Lozada”

“La ausencia de signos es para mí un dispositivo de ritmo, me gusta la idea de que el lector respire cuando mejor le convenga durante la lectura del poema”

“Me siento expuesta y es horroroso, es horroroso ser publicado y vivir pagando las consecuencias, es horrible tener una cuenta de Instagram donde publico mis fotos e ilustraciones, es vivir entre el entusiasmo por mí misma y la desconfianza, pero no se me ocurre otra forma de vivir. Me irrita exponerme y también me encanta”

“Brodsky, sobre todo como ensayista, es mi amuleto. Fue mi estrella guía durante algunas de las horas horribles que viví en Venezuela y también ha sido mi compañero espiritual es las horas horribles de este proceso migratorio”

“Creo que en los poemas hay algo de exhibirme como si se tratara de un diario absolutamente privado, y luego pum, el golpe de soltarlo”

“Me interesan los recuentos de lo mínimo, de lo acallado. No tengo disciplina para llevar diarios pero me gusta leer a otros autores con ese tono”

“Hanni diosa poderosa, que Rilke la tenga en la gloria”

“Procuro escribir todos los días, lejos de las emociones. Pasan los años y noto que la disciplina se transforma. Puede que la emoción de una idea me lleve a tomar una nota, pero escribir se me termina pareciendo a todo lo demás, requiere paciencia, pasarse horas borrando y volviendo a escribir. Me interesa el misterio, como dije el principio, pero a veces ese misterio viene con pasarse ocho horas frente a la pantalla”

“Ahora que estoy desempleada esperando mi permiso de trabajo vivo en un solo estrés pero al mismo tiempo contenta porque tengo todo el tiempo del mundo para escribir, jajajaja. Diría que me gusta escribir sobre todo en la mañana y beber café”

“Creo que lo mío es negarme a responder esa pregunta y dejar que el lector me diga su veredicto”

“El collage en los poemas producen cosas distintas en mí y todo es importante por distintos motivos. Pero al final se trata de darle vida a algo, a mí misma, supongo”

“Yo vivo incómoda, jaja, así que hace mucha diferencia si en algún momento me siento incómoda escribiendo mis libros”

“¿Son poemas por sí mismos? Yo realmente no sé qué pensar a veces. Sé que conviven pero ignoro bajo qué términos”

“Pienso en mi poesía como la poesía de Enza. Lo demás es para lo que los lectores o críticos quieran decir”

“«Cosmonauta» es un guiño a Rusia, a su sufrimiento y a su magnífica poesía, sobre todo a Brodsky”