Emotivo homenaje a Guillermo Sucre

El pasado 24 de noviembre, los espacios de La Poeteca se llenaron de un público ansioso de rendir un justo y merecido homenaje a una de las personalidades literarias más influyentes y destacadas del país: Guillermo Sucre.  Aunque Sucre no es muy dado a este tipo de eventos, ese día asistió con su mejor sonrisa y el humor agudo que lo caracteriza, de hecho, fue el centro de atención de la velada por sus constantes intervenciones llenas de elocuencia y sabia memoria, los recuerdos de una vida llena de estudio y de escritura, anécdotas de su lucha por la libertad y la democracia salieron con la naturalidad y la sencillez de una persona que ha vivido largamente haciendo lo que más disfruta.

Para este  homenaje fueron invitados Gabriela Kizer, Alejandro Sebastiani Verlezza y Luis Miguel Isava, tres generaciones de escritores ligados al quehacer poético que, de alguna u otra manera, estuvieron vinculados académicamente con el maestro Sucre. Sus intervenciones, emotivas y sentidas, por momentos fueron sorprendidas por la participación del propio homenajeado, quien sentado entre el público intervenía constantemente para agregar algún dato o para contar una anécdota.  Esta dinámica cambió un poco la intención inicial del evento, aunque lo enriqueció mucho, convirtiendo esa celebración en una verdadera fiesta en honor a Guillermo Sucre.

Otro momento importante fue cuando el propio Sucre leyó algunos de sus poemas. Con la ayuda de Luis Miguel Isava, el público pudo apreciar sus obras de viva voz: un lujo verdaderamente invaluable.

Con este tipo de eventos, La Poeteca busca acercar a los grandes autores y a los grandes lectores en un espacio íntimo para celebrar la palabra. Un escritor de la talla de Sucre, referencia continental ineludible al momento de abordar desde la crítica o de la creación misma el hecho poético, es motivo de orgullo para los venezolanos y merece ser celebrado cada día, por su importancia, por su legado.